Familias del Reino (Parte 4)

Uncategorized Dec 21, 2018
Por: Manuela Castellanos

Estas semanas hemos podido aprender juntos acerca de la familia de Zacarías y cómo se convirtió una familia ejemplar. Junto a su esposa Elisabet, logró levantar a un profeta al cual Jesús hace referencia y dice: “Os digo que entre los nacidos de mujeres, no hay mayor profeta que Juan el Bautista…” Tanto para Zacarías como para su esposa, la llegada de Juan a su hogar significó que Dios estaba con ellos.

 

Hoy estaremos hablando de lo que representan los hijos en el matrimonio. Creo que no hace falta resaltar lo que hoy en día muchos –incluso dentro del contexto cristiano– dicen de los hijos. Estas son algunas de las cosas que he escuchado: “Un hijo es mucha carga financiera”, “un hijo demanda mucho tiempo y no me deja tiempo para hacer el ministerio o mis cosas”, “Levantar hijos en Dios es muy difícil”, “el mundo ya tiene muchas personas, ¿para qué más?” Es increíble que dentro del ámbito cristiano nos dejemos influenciar tanto por la mentalidad de las personas que no tienen a Cristo en su corazón, ¡hoy muchos prefieren tener perros en vez de tener hijos! Debemos volver a la palabra y constantemente examinar nuestros pensamientos y motivaciones para reflejar la cultura del reino.

 

Después de haber estudiado la Palabra por varios años, esto es lo que he encontrado que nos dice la Biblia acerca de los hijos y quiero compararlo con lo que significó Juan para el hogar de Elisabet y Zacarías.

 

Los hijos…

 

TRAEN GOZO Y ALEGRíA

La llegada de Juan representó una nueva etapa en el matrimonio de esta pareja. Un hijo trae gozo y alegría al matrimonio.

Y tendrás gozo y alegría, y muchos se regocijarán de su nacimiento; porque será grande delante de Dios”. (Lucas 1:14)

¡Puedo dar fe de que con 3 niños en casa, no hay momento alguno para aburrirse! Nos hemos reído, disfrutado y gozado cada etapa de nuestros hijos. Ellos han enriquecido nuestro hogar.

 

 

SON LA RECOMPENSA DE DIOS

Los hijos representan la herencia que Dios ha guardado solo para el matrimonio.

   He aquí, herencia de Jehová son los hijos;

   Cosa de estima el fruto del vientre.

   Como saetas en mano del valiente,

   Así son los hijos habidos en la juventud.

   Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos.

Salmo 127:3-5

Entradas recientes


Close

50% Completado

Escribe tu nombre y tu dirección de correo electrónico para mantenerte informado